Inici COMARQUES “Els tres tombs” en la fiesta de sant Antonio abad en Martorell...

“Els tres tombs” en la fiesta de sant Antonio abad en Martorell (Barcelona)

38

 

Como cada año es esperada la fiesta de Sant Antonio Abad, el patrón de los carreteros y arrieros, conocida como la de “Els Tres Tombs”, (Las Tres vueltas), que son las que dan al núcleo antiguo del pueblo, todo tipo de caballerizas, carros y carruajes y demás participantes en la paseada por los diferentes barrios de Martorell; terminadas las Fiestas de Navidad y Cabalgata de Reyes, esta fiesta de “Els Tres Tombs”, es muy querida por la población por su tradición y colorido, es la fiesta más antigua, arraigada y legendaria que hay en el municipio de Martorell, empezó a celebrarse en el año 1.647, y rememora el pasado agrario y arriero de la población, está vinculada al transporte de mercancías con el uso de carreteros y arrieros, mediante caballos, burros, asnos y bueyes; este año 2.022, es muy especial porque se conmemora los 375 años de su primera edición.

En el presente año se recupera la fiesta en toda su magnitud, puesto que el año pasado fue una fiesta muy “light”, debido al tema del Covid-19,  solo se pudo celebrarse en un formato reducido de un día, solo con los socios de la entidad y sin la participación de los animales.

 

El sábado en la Plaza de la Vila, hubo Bailada de Sardanas, con la “Cobla de la Ciutat de Cornellá”,  (Copla de la Ciudad de Cornellá), en el “Pont del Diable”, (Puente del Diablo), encendido de las hachas de viento, con el “fuego de Sant Antoni” y acompañamiento de las banderas de la entidad hasta el Portal d’Anoia para recibir al pregonero de este año.

 

A continuación, En la Plaza de la Vila, pequeñas hogueras de Sant Antonio por la “Colla de de Diables de Martorell”, (Grupo de Diablos de Martorell), seguidamente el Pregón de Fiestas desde el balcón del Ayuntamiento, cambio de banderas de la Entidad y solo para los asociados, olla grande de Sant Antonio, degustación de caldo caliente hecho al fuego a tierra, perteneciente a la gastronomía del cerdo de la Semana de los Barbudos.

El domingo empieza en el local de la Entidad, “Els Amics de Sant Antoni”, (Los Amigos de San Antonio), con el tradicional “Esmorzar Traginer”, (Almuerzo Arriero), seguidamente el guarnimiento y enganchada de los caballos y demás animales con sus carruajes. Pasamos seguidamente al inicio del Pase por las calles y plazas de Martorell, con el carruaje del Santo, una representación de la Policía de la Generalidad-Mossos d’Escuadra, con su traje de gala, abanderado, con la Banda Sinfónica de Martorell, la Agrupación Musical de Castelldefels, etc.

 

Al pasar por la Plaza de la Iglesia, hay la bendición de los animales por el cura párroco y se inicia por parte de los jinetes, carros y carruajes “Els Tres Tombs”, por la parte antigua de la población, que este año es muy concurrida y participativa, aunque no tanto como años anteriores a la pandemia, no obstante tiene ese aire especial que nos da la tradición de ver a los magníficos animales bien guarnecidos y espectaculares, de aspecto imponente,  bien cepillados y con los cascos bien cuidados, los carros y carruajes impresionantes cuidados con todo detalles y espectaculares de varias épocas, tanto carros de arrieros como carruajes de paseo y la gran maestría como son llevados por sus dueños, es una alegría y da una gran emoción y entusiasmo para los sentidos.

 

A continuación se celebra en el Centro Cultural “El Progrés”, (El Progreso), el concierto-vermut, a cargo de la Internacional Cobla La Principal de La Bisbal (Girona).

 

Por la tarde-noche, por la misma agrupación musical se celebrará el Baile de Gala, que se iniciará con el vals “Els Xiquets de Valls”,  (Niños de Valls, pueblo de Tarragona), en el trascurso del baile, harán entrada las Banderas a la sala y se abrirá el popular Baile de Socios.

 

Asistí a este evento primero con mi apreciado amigo Ferrán Eloi Vidiella y más tarde se incorporó, el otro gran amigo Markus Armengol, con el cual al terminar la fiesta dels “Els Tres Tombs”, nos fuimos a comer en un conocido restaurante de la población, donde disfrutamos de una excelente comida, terminada ésta, me dirigí hacia mi piso en Sant Mateu, llegando sin novedad de mención y con la alegría de haber pasado otro fin de semana para el recuerdo.

Josep M. Diago Betí                                                                                                      Caballero y Gran Maestre Hospitalario de Sant Mateu.