Inici COMARQUES Josep Diago de Sant Mateu nombrado Caballero de la Orden de los...

Josep Diago de Sant Mateu nombrado Caballero de la Orden de los Templarios del Reino de Valencia.

102

Crónica del nombramiento de Caballero de la Orden de los Caballeros Templarios del Reino de Valencia.

Mi nombramiento de caballero de la Orden de los Caballeros Templarios del Reino de Valencia en el castillo de Peñíscola, la anterior ocasión que fue en el año 2.019, no pudo ser, por estar yo ausente en el viaje a Barcelona con motivo del Salón Internacional de arte en la galería Es Art de Barcelona, me supo mal no poder asistir, pero no podía faltar a la inauguración de dicho certamen.

Así cuando el frater y Senescal de la Orden, frey Ximo Borrás, comunicó al grupo del día que íbamos a hacer el Capítulo de la Orden de los Caballeros Templarios del Reino de Valencia y nombrarme caballero de la misma, porque aún no tenía esta investidura, me llenó de emoción y además que el Páter que es el mediador espiritual de la asociación, Mosén Juanvi Vaquerizo y al ser párroco de Alcora y Figueroles, nos comunicó que el Capítulo de la Orden, se podría hacer en esa población de Figueroles, que es muy conocida por mí; y al confirmarlo, me entró un gran entusiasmo, y enseguida me puse en contacto con mi hermano frey Juanjo, que se iba a hacer este evento justamente en su localidad; en principio le extrañó mucho, pero se puso muy contento porque podría asistir al evento, ya que le hacía mucha ilusión ver a su hermano templario, o sea a mí, ser nombrado Caballero y más en su localidad.

Así que  hablé con frey Juanjo y quedamos que primero nos veríamos en su casa, que está a las afueras de la localidad,  sobre las 10h. – 10,30h AM para hablar y nos iríamos los dos juntos a la plaza de la Iglesia, le llevé unos artículos que me faltaban entregarle y nos fuimos a Figueroles. La convocatoria templaria, fue de quedar a las 11 h. AM, en la plaza de la Iglesia y después iríamos a la Casa Abadía para reunirnos en Capítulo. Allí en la Plaza, ya habían llegado el Gran Maestre Tico Ballester, el frater Pepe Drago, con su señora Loli, el frater  Francisco Melgar, posteriormente llegaron el senescal, frey Ximo Borrás y su señora Mali y el frater Juan López con su respectiva señora Maribel y les presenté a mi hermano frey Juanjo, diciéndoles que también era caballero templario, en concreto, Gran Maestre de la asociación Damas y Caballeros Templarios del Santo Grial del Alcalatén, todos tuvieron gran interés en conocerlo.

 

Pasamos a la Casa Abadía y hablamos de varios temas relacionados con nuestra Asociación, al cabo de poco se presentó Mosén Juanvi, lo saludamos todos, seguimos con los temas y terminado la reunión, nos dirigimos a la Iglesia, donde a las 12 h. del mediodía, empezó a celebrarse la Santa Misa; después del Evangelio, me nombró el Mosén, diciendo que el postulante se acercara al altar y allí arrodillado hice mis promesas, con la mano derecha encima de la Sagrada Biblia, de acatar y obedecer las resoluciones del Capítulo General de la Orden, a lo que respondí a las preguntas: -“Si prometo” y “me comprometo, con la Gracia de Dios”.

Siguió con la Santa Misa y al finalizar, me reclamó otra vez Mosén Juanvi y fui al altar y me volví arrodillar y dije: -“Yo Josep M. Diago Betí, prometo y pido con la ayuda de Dios, cumplir y hacer cumplir, como Caballero Templario de Reino de Valencia, lo recogido en los estatutos y vivir de acuerdo con la Fe Cristiana. Si así fuera, que Dios me lo premie, y si no, el me lo reprochare;  y el Gran Maestre, frey Vicente Ballester, me nombró Caballero, con “El espaldarazo”, que consiste en colocar la parte plana de la hoja de la espada en el hombro derecho, a continuación, se levanta la espada sólo ligeramente por encima de la cabeza y se coloca luego sobre el hombro izquierdo, mientras me decía: –“Por la sangre y el poder que me ha sido otorgado, yo el Gran Maestre, os nombro a vos, Josep M. Diago Betí, Caballero de la Orden de los Caballeros Templarios del Reino de Valencia, acto seguido el Frey Pepe Dragó, actuando de padrino, me impuso la capa templaria y posteriormente el Gran Maestre, me hizo entrega de la espada, con las siguiente frase: -“Os hacemos entrega de esta espada templaria”; a lo que yo respondí: -“Acepto esta espada templaria y prometo llevarla con Honor, Valor, Cordura y Humildad”. El Gran Maestre, me dio el abrazo y después recibí el abrazo de todos los presentes, y como no, de mi hermano frey Juanjo.

 

Después de estos momentos tan especiales y llenos de emoción, a las 14,30 h. PM, fuimos a la población de Alcora, al restaurante Casa María, para realizar la Comida de Hermandad, donde disfrutamos de unos entrantes de gambas con alcachofas y gulas al ajillo; jamón, queso y cecina; chipirones con ajillos tiernos; el segundo a gusto de los comensales, o bacalao o ternasco, terminamos con tarta de queso casera; regado todo con vinos de la bodega Coto, blancos y tintos. Al terminar la comida y antes de los postres, me fui a la barra y le pedí al dueño que nos sirviera un par de botellas de cava brut y que yo invitaba por ser hoy el día de mi nombramiento, no hace falta decir que a todos los comensales, les gustó el detalle, el cava era muy bueno y maridaba estupendamente con el postre.

 

Nos despedimos y cada una a su casa, en un día muy especial y emocionante para mí.

 

Josep M. Diago Betí                                                                                                      Caballero y Gran Maestre Hospitalario de Sant Mateu.

 

Article anteriorDesembocadura del riu Sénia: Alcanar-Vinaròs (1a galeria)
Article següentLa Carxofa de Benicarló arriba a l’Estació del Nord de València