Inici ALTRES NOTICIES Cuentos de Jecumbui: AGAMENA

Cuentos de Jecumbui: AGAMENA

23

A G A M E N A

Pedro, Juan y Margarita, diez, siete y cinco años, esquivaban como podían los proyectiles. Estaban entre dos fuegos en la guerra intergaláctica que se libraba en la pantalla del televisor de su casa.

Pero la mayoría de los proyectiles lograban acertar en sus neuronas y, una a una, las iban destruyendo. Su madre le había encargado al viejo televisor que cuidase de los tres niños y fuera amasándoles el cerebro tanto como pudiera.

Margarita tiraba de la manga de Pedro para salir fuera a jugar a ese juego que le había enseñado el bisabuelo Nicanor, con pequeños saltitos de hombre viejo, ese juego de saltar la soga, «la comba»…

Pero Pedro estaba demasiado concentrado en la guerra de las galaxias como para hacer caso de su hermanita.

Y Juan, ni digamos, envidiaba a sus «amigos» (que, en realidad, no eran sus amigos en el sentido de antes; eran, simplemente, vecinos de las «celdas» de alrededor, a quienes conocía y se comunicaba solo a través de las pantallas de su ordenador), pues todos, menos ellos, tenían televisor en tercera y cuarta dimensión y, además, «sensorial», la última moda: se sentía y se olía todo, incluso la pólvora de las guerras. Ellos solo tenían un televisor viejo de tercera dimensión, antiguo, ahora un viejo armatoste.

—¿Te imaginas esta guerra con un televisor sensorial? —le preguntaba Juan a Pedro.
—¡Qué guay!

La familia, Toni, Maria y los tres niños, eran para la mayoría la vergüenza del pueblo; para otros eran una curiosidad del pasado, les miraban como a dinosaurios salidos de finales del siglo XX.

¿Se imaginan una familia con tres hijos paridos por una sola mujer? Ahora, las pocas mujeres que aún paren solo dan a luz por cesárea a un niño y las tienen en la Universidad para las clases de Historia Antigua.

Ahora los muertos vivientes, según necesidades, salían de AGAMENA, la gran factoría de niños del SISTEMA que, según estrictas exigencias del consumo, producían tal o cual tipo de esos nuevos seres (muertos vivientes cien veces mejorados).

¡Era la ingeniería genética perfecta!…

Primera página de uno de los relatos del libro ‘Cuentos de Jecumbui’ por Oscar Hernán Álvarez García, presentado en la Casa América de Barcelona, el 21 de abril de 2022

Puedes adquirir la obra en el siguiente enlace

http://editorialantinea.com/antineawp/cuentos-de-jecumbui-2a-ed/