Inici ALTRES NOTICIES (Autoayuda) Lo que nunca se atrevieron a contarte

(Autoayuda) Lo que nunca se atrevieron a contarte

421

LO QUE NUNCA SE ATREVIERON A CONTARTE

Situémonos, cierra los ojos y visualiza tu “yo” de niño/a. Cuantas veces habrás oído, por parte de los mayores “no hagas eso”; “no estés triste”; “que feo/a te ves cuando lloras” y, otras tantas frases que podemos imaginar de manera individual y personal.

Estas frases forman parte de la historia de nuestra vida. Lo que nunca se atrevieron a contarnos es que, si no hago eso, dejo de ser yo para ser tú, reprimo mi identidad para satisfacer tus deseos; si no tengo que estar triste, seguramente es porque estar triste es malo, así que, aunque tenga ganas de llorar debido a mi emoción de tristeza, me aguantaré porque lxs chicxs fuertes y guapxs ni están tristes, ni lloran. Posiblemente, no se atrevieron a contarnos la carga emocional de dichas frases porque, nuestros adultos actuaron desde el desconocimiento de la importancia de la salud emocional y la expresividad de los afectos.

Ahora bien, estos ejemplos descritos… ¿te suenan? Seguramente, estas frases que, son verbalizadas sin maldad alguna, determinaron tu manera de ser y de comportarte en ciertos momentos.

Pues llegó el momento, voy a atreverme a contarte que, si quieres hacer algo, hazlo, es mejor arrepentirse de haberlo intentado que quedarse con la duda, (siempre y cuando esté dentro de las normas de convivencia y bajo unos principios éticos y valores morales). Déjate llevar por tu sabiduría (escucha tus emociones y escucha también a tu mente, pero, siempre, dale mayor valor a lo que te dicta el corazón); si tienes un mal día, permítete aceptar que no somos perfectos y que las emociones negativas también deben tener su espacio en nuestro cuerpo, así que, si estás triste, acéptalo y, sobre todo, ten una actitud de autocompasión hacia ti mismx. Si te apetece llorar, llora, es bien sabido que lo que no decimos no se muere, sino que nos mata. Así que, lxs niñxs, lxs chicxs, lxs adultxs y lxs mayores que se escuchan, se aceptan y se permiten tener días llanos y días escarpados con sus respectivas montañas rusas emocionales, tendrán mayor salud mental y equilibrio emocional. Porque ni estamos feos cuando lloramos ni somos menos fuertes cuando estamos tristes.

Toma las riendas, ten el valor y actúa. Habiéndote desvelado aquello que nunca se atrevieron a contarte, ¿podrás trasmitir este pequeño conocimiento para hacer un mundo con personas más felices?