Inici ALTRES NOTICIES El dolor emocional (psicología)

El dolor emocional (psicología)

437

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” (Buda)

Seguramente, alguna vez en tu vida habrás experimentado el dolor. El dolor como sensación física desagradable, localizable en alguna parte concreta del cuerpo o, el dolor como sensación emocional, no tan determinado a nivel físico, sino que, más bien, vivido como un malestar, un desasosiego o incluso desaliento…

Bien, vayamos a la pregunta con la que voy a tomarme la libertad de abrir un debate personal, pero con el objetivo de poder llegar a cada par de ojos que, gracias al poder del sentido visual, en este momento me estáis leyendo.

¿Qué llevas peor, el dolor físico o el dolor emocional?

Unos pensarán que odian ese dolor de muelas vertiginoso que les taladra el cerebro; otros llevarán peor el dolor de estómago origen en un virus gastrointestinal… 

Déjame contarte una cosa que, posiblemente ya sabías, habrás oído o, puede que sea la primera vez que llega a ti, a través mío. 

De mí para ti: El dolor emocional es mucho más agudo y menos tolerable que el dolor físico. De aquí a que muchas personas recurran al dolor físico para acallar el dolor emocional (de hecho, hay personas que han recurrido o recurren a la autolesión en los momentos de pico emocional desregulado). Bien, esta persona en concreto, a través de la autolesión (bien sea, darse algún golpe, u arañazo), está intentando acallar el dolor que siente en lo más profundo de su ser. El problema (la autolesión), para ellos, es la solución (aunque déjame decirte que una solución “incorrecta”).  La sabiduría oriental se encargó de dejarnos un gran legado, y por ello es bien sabido que el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. 

Somos seres sociales, hedónicos (por naturaleza respondemos perfectamente al placer), pero no tanto al dolor. Porque dolor implica sufrir, porque el dolor implica fustigarse, porque el dolor implica lanzarse flechas destructoras con mensajes de autocrítica, autodestrucción… Porque desde la cultura occidental nos han enseñado a sufrir, por muchísimas cosas (por amor, por no tener lo que deseamos, por nuestros cercanos, por los hijos…) Espero comprendas mi tono irónico con las que he lanzado las anteriores frases. Porque dolor no debe implicar sufrimiento.

El dolor forma parte del proceso, pero el sufrimiento es evitable tanto como es evitable el ponerme un chaquetón de pluma en mitad mes de agosto a 31 grados en plena costa mediterránea. 

Nos queda mucho por avanzar, por soltar lastres, por desaprender patrones que ya no resuenan con nosotros mismos. Porque si bien nos gusta sentirnos queridos, aceptados, contenidos… el dolor forma parte del proceso, porque para que nos quieran, deberemos querernos nosotros primero y como no, a lo largo de nuestra vida experimentaremos varios rechazos, y el dolor estará ahí. Acéptalo, no lo reprimas, ni te crees una coraza porque, tarde o temprano, el dolor va a flotar. Acéptalo, abrázalo, y sigue el camino. 

Recuerda: dolor no implica sufrimiento. El sufrimiento es opcional y evitable. 

Y tras lo dicho… ¿qué piensas? ¿Qué tiene mayor peso en una balanza totalmente calibrada, el dolor físico o el emocional?

Raquel García Bayarri