Inici ALTRES NOTICIES Dedicado a todos los valientes que aún no saben que lo son

Dedicado a todos los valientes que aún no saben que lo son

463

Dedicado a todos los valientes que aún no saben que lo son

Cuántas personas existen en el mundo que, en este preciso momento, se encuentran paralizadas por alguna situación puntual…

El nexo en común de Julia, 29 años; de Antonio, 50; Jesús, 34 y de María, 62, es la existencia de un miedo irracional, mental, que les impide la máxima expresión de ellos mismos, es decir, les frena el poder actuar bajo el paraguas de la libertad. ¿Por qué? Porque viven condicionados por el miedo.

El miedo no nos hace libres. Éste nos “obliga” a actuar bajo lo que se considera “correcto”. Porque todo miedo (psicológico) conlleva una actuación desde el filtro mental. Solo tomamos las decisiones desde “el cerebro”, sin validar lo que realmente sentimos/pensamos.

· Lo correcto para el miedo, pero no para Julia, que no es feliz en su puesto de trabajo.

· Lo correcto para el miedo, que no para Antonio, que sigue sin poder expresar sus pensamientos a su mujer.

· Lo correcto para el miedo, que no para Jesús, que sigue esperando a que ella dé el primer paso.

· Lo correcto para el miedo, que no para María, que sigue sin ser capaz de afrontar su fobia a los chequeos médicos…

Estas personas viven, o, mejor dicho, (desde mi punto de vista), sobreviven, a un mundo bastante inseguro. Porque…

· “¿Qué pasará si dejo mi trabajo? Cualquier persona pensaría que estoy loca”

· “Si le digo a mi mujer que me molesta que no cuente conmigo para muchas decisiones, seguramente se enfade o incluso… puede que me deje.”

· “Prefiero vivir con la ilusión de comenzar algo con ella, antes que enfrentarme a un rechazo real”.

· “No me voy a someter a ninguna analítica, no vaya que algo no vaya bien…”

Y así es como cuatro personas de edades diferentes, de distintas ciudades… están ligadas por algo que se llama MIEDO y se apellida INCERTIDUMBRE.

Miedo a lo que pueda pasar, no en este preciso momento que es ahora, sino en un futuro próximo lleno de incertezas e inseguridades…

Pero, quede dicho que los miedos tienen menos poder si somos capaces de mirarlos de frente. Vistos de cara, se empequeñecen; vistos de espalda, se engrandecen.

Así que, solo me queda añadir lo siguiente:

Tú decides quien toma las riendas de tu vida. Porque si algo es seguro es que del miedo no se vive. De miedo muere cada minuto que pasamos sin decidir girarnos, levantar la cabeza y mirarlo de frente.

Un pequeño paso que supone un gran cambio.

Feliz toma de decisión.

por Raquel García Bayarri, psicóloga