Inici ALTRES NOTICIES Precaución con las lentes de fantasía

Precaución con las lentes de fantasía

101
COMPARTIR

Las lentes de fantasía proporcionan el toque final perfecto a los disfraces y looks más creativos con sus múltiples formas y patrones. Cuando se acercan celebraciones como Carnaval, este tipo de lentes hacen su aparición de forma ilegal en bazares, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados, donde no existe ningún tipo de control ni garantía de seguridad.
Muchas personas que no necesitan corrección óptica utilizan lentes cosméticas o de fantasía de manera puntual, por lo que piensan que no es necesario acudir a un óptico-optometrista. «Nada más lejos de la realidad: las lentes de contacto no son un simple accesorio de moda, sino productos sanitarios, y solo la evaluación previa que realiza un óptico-optometrista determinará si los pacientes pueden utilizarlas sin problemas», advierte Juan Carlos Martínez Moral, presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas.
«Además, el ojo de cada persona es diferente y no existe una lente estándar que se ajuste perfectamente a todos», prosigue Martínez Moral. Cuando se adapta una lente de contacto, el óptico-optometrista evalúa aspectos como la salud general y ocular del paciente, el estado del ojo y la medida de la córnea y, lo que es más importante, realiza un seguimiento periódico del proceso de adaptación. El óptico-optometrista también enseña las pautas de manipulación, limpieza y desinfección esenciales para minimizar cualquier posible riesgo, así como las horas de uso recomendadas y la frecuencia de reemplazo de las lentes.

Las lentes de contacto de fantasía resultan fácilmente asequibles, en especial a través de internet, bazares, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados, en los cuales no existe ningún tipo de garantía sanitaria. «Aunque se suelen llevar durante periodos cortos de tiempo, un mal uso de las lentes de fantasía puede acarrear una serie de riesgos», advierte Juan Carlos Martínez Moral.

Riesgos
Entre los síntomas que se pueden experimentar se encuentran la sensación de sequedad y arenilla en los ojos, el enrojecimiento, la irritación e, incluso, el dolor al retirar la lente. Otros riesgos asociados con un uso inadecuado incluyen conjuntivitis, inflamación corneal, reacciones alérgicas, abrasión corneal derivada de una adaptación deficiente y pérdida visual.
En este sentido, algunos estudios han constatado que los usuarios de lentes de contacto que no las compran en un establecimiento sanitario de óptica tienden a no respetar las pautas de mantenimiento e higiene necesarias para disminuir el riesgo de lesiones corneales e infecciones oculares, ya que no han contado con la labor educativa previa que realiza el óptico-optometrista.

Claves para un uso correcto
– Adaptación personalizada. Es imprescindible acudir a un óptico-optometrista para realizar una adaptación personalizada de las lentes de contacto, ya que ni todos los ojos son iguales ni todas las lentes tienen las mismas medidas.
– Las lentes no son un juguete. Y, por tanto, no se deben adquirir en bazares, mercadillos u otros puntos de venta no autorizados, ya que, en este caso, no están sujetas a ningún tipo de control o medida de seguridad.
– Higiene. Es aconsejable lavarse y secarse bien las manos antes de manipularlas. Limpia las lentes de contacto de manera cuidadosa y con regularidad, siguiendo las indicaciones específicas de tu óptico-optometrista. Frota las lentes de contacto con los dedos y acláralas concienzudamente antes de sumergirlas en la solución durante la noche.
– Conservación. Para conservar las lentes adecuadamente se deben guardar siempre en un portalentes y utilizar únicamente las soluciones de mantenimiento prescritas por el óptico-optometrista. Nunca se debe reutilizar la solución para limpiar y almacenar lentes de contacto. Sigue las recomendaciones del fabricante y cambia el líquido cuando se indique, incluso si las lentes no se utilizan diariamente.
– Uso y duración. No debes usar las lentes más horas de lo recomendado o más allá de la fecha en que haya que desecharlas. Tampoco se debe dormir con ellas.
Recuerda, no pongas en juego la salud de tus ojos, son para toda la vida.

 

Si tienes alguna duda o consulta, nuestro equipo de ópticos optometristas te atenderá en óptica Callau en Plaza Parroquial, 11 VINARÒS o llamando al Tel.: 964 451 948