Inici ALTRES NOTICIES Abundancia… (psicología)

Abundancia… (psicología)

322

Abundancia…

Vivir en la abundancia. No solo física o material, sino emocional.

Abundancia emocional que, muchas veces, mantiene la balanza descompensada hacia el lado del egoísmo.

Porque existen las personas con poca capacidad de autocrítica, con una dosis de arrogancia elevada a la enésima potencia, que no se plantean si lo que dicen o hacen pueda dañar al otro.

Personas cuyo ombligo es el centro del universo.

Personas cuyo universo gira en torno a ellas.

Existen las personas que son luz, pero como la cara oculta de la Luna, también nos topamos (de vez en cuando) con esa gente que posiblemente vive sumergida en la rabia, en el odio…

Sumergirse en una emoción negativa no es malo, siempre y cuando se sepa salir, cogiendo impulso y “flotando hacia la superficie”.

Sumergirse en las emociones o sentimientos negativos sí es malo cuando se decide vivir en el océano más turbio y fosco que pueda haber.

Porque si te sumerges, experimentas sensaciones.

Porque si vives sumergido, te ahogas.

Así es como muchas personas deciden quedarse a vivir en lo profundo, enquistando sentimientos, intoxicando emociones que, si no salen, si no flotan, se pudren, se ahogan…

Rebeca, publicista. Acaba de estrenar los treinta. Cambio de década. Mismo patrón mental y emocional que a los quince.

Efervescente como la aspirina. Autómata como los robots.

Vive sumergida en la creencia de que su trabajo le da el poder que otros no poseen, por lo que, decide pisar a los demás con el fin de sentirse poderosa.

¿Su posición personal y profesional? Al precio que sea.

Sumergida en las profundidades de un carácter neurótico, con pinceladas de extraversión y pocos retales de autocrítica, vive día tras días desde el autoengaño autoinfligido que le hace pensar que es más que cualquier otra persona que redacte, proyecte o intervenga en la agencia de publicidad en la que actualmente colabora.

Rebeca: arrogancia, descontrol y vida plenamente descompensada, con la balanza apuntando hacia lo tóxico, y negativo.

 Por Raquel García Bayarri – psicóloga