Inici BENICARLÓ Visita de la Mare de Déu de Fátima a Benicarló

Visita de la Mare de Déu de Fátima a Benicarló

615

Por Manuel Ferrer

Nos ha visitado la Mare de Déu de Fátima. Y como buenos hijos la hemos recibido con alegría y deseos de agradarle en sus deseos. Puertas y ventanas abiertas para que penetre en nuestros corazones la alegría de recibir a nuestra Madre. ¿Y los niños San Francisco, santa Jacinta y Lucia? Impresiona que crean en Dios, esperen en Dios, Amen a Dios y le adoren con todas sus fuerzas infantiles y actos de desagravio.  Piensan y hacen penitencia. Cuando se adora a Dios por invitación de la Madre la persona se sitúa en su lugar preferente para abrazar y seguir el llamamiento a vivir la vida terrena desde la fuerza y alegría de la vida espiritual. Los organizadores estaban muy contentos por ver la respuesta de Benicarló a su llegada.

Y muchos decían que cuando se organizan conferencias, otras cosas de la parroquia la gente se queda en su casa, pero cuando es la Madre quien convoca… Se adoró al Señor en la exposición de los jueves, se rezaron rosarios en la Adoración al Santísimo y el Rosario por la ciudad con la voz mimbrosa e inconfundible  de Ángeles y la de los niños acompañados por sus catequistas Salomé y Mar. Rezar es el estadio desde donde uno alaba, pide perdón y recupera la alegría de gozar de la presencia de la Madre. La Virgen llevaba el rosario regalado por san Juan Pablo II y el cariño de todos sus hijos.