Inici PEÑÍSCOLA Peñíscola F.S. vence a Inter Movistar (4-3) para agarrarse a Primera

Peñíscola F.S. vence a Inter Movistar (4-3) para agarrarse a Primera

373
Crónica: Jonathan G. Fariñas

3 Goles de Pani, las paradas de Molina y el apoyo de la afición, claves, para lograr la victoria.

Era un día marcado en rojo en el calendario peñiscolano. Volvía la afición al pabellón y ello suponía una inyección de ánimo a un equipo sobrado de carácter, pero falto de cariño. Una afición que recibió al equipo en la puerta del pabellón, para mostrarles su apoyo y enseñarles que están con ellos hasta el final.

Y vaya si respondió el conjunto de Carlos Sánchez. En minuto 2 ya asestaba el primer golpe sobre la mesa, Pani aprovechaba la primera ocasión para establecer el 1-0 (min 2) y llevar el delirio a las gradas del municipal. Pero Inter es mucho Inter, y en apenas 47 segundos, Dani Saldise empataba la contienda tras una buena jugada de los madrileños, 1-1 (min 3).

Todo volvía a empezar, sin embargo, las sensaciones era diferentes a las vividas hace 2 semanas en Córdoba, el equipo de la ciudad en el mar crecía a medida que pasaban los minutos. Al punto, que los madrileños no eran capaces de superar la presión alta propuesta por Carlos Sánchez. Eso generaba pérdidas constantes que no hacían más que alimentar el hambre de los jugadores locales, que veían como maniataban a todo un grande en su propio campo. Las ocasiones estaban en las zapatillas de Gauna por los locales, y en las salidas de Saldise por los visitante, pero ambos se encontraron con unos gigantes de la portería como son Jesús Herrero y Molina. Ellos evitaron que el partido se marchara al descanso con solo 2 goles en el electrónico.

La segunda mitad fue una oda al fútbol sala. Volvió a adelantarse Peñíscola, otra vez por medio de Pani, que transformó un penalti en el primer minuto de la reanudación 2-1 (min 21). Supo reponerse del golpe Inter, monopolizó el balón y con Nakata como hombre desequilibrante llevó el partido al ritmo que le gusta. Raya aprovecharía esos minutos para recoger un balón de Saldise y volver a empatar el encuentro, 2-2 (min 26). Ahí se desató la traca final, los castellonenses lejos de venirse abajo, levantaron la moral en 30 segundos. Los que tardó Arrieta en enganchar un balón suelto y volver a poner por delante a los suyos 3-2 (min 27).

El gol volvió aún más loco el partido y el ritmo, donde las ocasiones caían una detrás de otra. El gol podía caer en cualquier lado, y fue para los visitantes. Saldise recogía una dejada de Pito dentro del área y con un toque sutil empataba, 3-3 (min 32). Empezaron los mejores momentos de los verdes, y empezaban a aparecer los fantasmas a los azules. Pero apareció la afición para arropar a los suyos, la garra del capitán Rubén Orzaez para robar constantemente balones, y el pundonor de Pani que con un disparo desde el alma, rompía la red para poner el 4-3, cuando peor lo pasaban los suyos (min 35). Los últimos 4:47 fueron la defensa del fortín peñiscolano. Molina se encargó de parar todas las flechas verdes, y la defensa impoluta del 5 para 4, aseguraron un triunfo que da vida a Peñíscola.

Una vida más, para un equipo y una afición que nunca dejan de creer, y se aferran a la salvación. Como bien canta el Fondo Sèquia, “Hasta el final, Peñíscola”.