Inici VINARÒS La piscina de Vinaròs, en el aire

La piscina de Vinaròs, en el aire

424

El juzgado anula el pleno que aprobó el cambio de proyecto del Plan Confianza, al no incluirse los informes que lo justificaran

El alcalde acusa al PP de haber “aprovechado un error procedimental” para echar atrás el proyecto de la piscina y los populares piden un pleno extraordinario para exigir dimisiones

Redacción:

La piscina cubierta de Vinaròs podría no hacerse. El juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Castelló ha dado la razón al recurso interpuesto el 20 de julio de 2016 por los ocho concejales del PP de Vinaròs, que reclamaba la nulidad del pleno de 11 de julio de 2016 que aprobó el cambio de proyecto por el carril lúdico a la ermita (en el que votaron a favor todos los grupos excepto el PP) alegando que faltaban los correspondientes informes que justificaran dicho cambio. Con esta sentencia, el consistorio vinarocense no dispone de tiempo material para continuar la tramitación de este proyecto aún pendiente del Plan Confianza –ya que se está fuera del plazo de 40 días que dio el Consell para cambiarlo-, aunque esta semana está prevista una reunión del equipo de gobierno con la conselleria para ver si cabe la posibilidad de una ampliación de los plazos de forma excepcional. De no ser posible, el Ayuntamiento podría verse forzado a rescatar el proyecto del carril lúdico a la ermita para no perder la inversión.

El alcalde, Enric Pla, que compareció junto a los ediles Guillem Alsina (PSPV) y Jordi Moliner (Compromís), señaló ayer que el PP “aprovechó un error de los funcionarios” para echar atrás el proyecto de la piscina. Pla dijo que “tiene que quedar muy claro  que este equipo de gobierno había solicitado los informes correspondientes que justificaban el cambio de proyecto y que, por tanto, fue un error o una mala praxis de la secretaria accidental que estos documentos no estuvieran dentro del expediente, dándose además el caso de que en el mismo día del pleno se reincorporaba el secretario, que se encontró pocos minutos antes del pleno con la presión del PP, que le pidió realizar un informe que acreditara si se disponía o no de toda la documentación”.  El primer edil aseguró que “los informes estaban, pero como a veces pasa en los ayuntamientos, se trató de un error procedimental de los funcionarios implicados, que no los subieron, y consideramos el tema lo suficientemente grave como para abrir un expediente informativo que podría ser sancionador”. 

“El PP ha hundido la piscina”, lamentó Pla, que acusó a los populares de “judicializar la política una vez más”. “El PP perdió técnicamente una votación en el pleno y no aceptó la democracia, igual como ha echado atrás todos los proyectos que ha podido. Hoy, por una cuestión meramente formal hemos tenido que recuperar a la fuerza el carril lúdico que el PP defendía y no tendremos en los próximos meses la piscina de Vinaròs por la que tantos esfuerzos hemos hecho y Vinaròs continuará siendo la única ciudad de más de 10.000 habitantes de la provincia que no tendrá una piscina cubierta para sus deportistas, jubilados, escolares y población en general”, concluyó.

Pleno extraordinario

Por otro lado, el PP de Vinaròs ha solicitado un pleno extraordinario en el que exigirá la dimisión del alcalde, Enric Pla, los tenientes de alcalde Guillem Alsina y Domènec Fontanet y la concejala de Deportes Begoña López tras conocerse esta sentencia. Según su portavoz, Juan Amat, esta sentencia “ha puesto a cada uno en su sitio y ha demostrado que la gestión del tripartito es irresponsable, ya que pese a ser advertidos por los técnicos y nosotros mismos, se negaron a escuchar a nadie”. Para Amat, “el equipo de gobierno se parapetó en que estaban todos los informes cuando sabían que no era así”.

Cronología

El Ayuntamiento de Vinaròs incluyó en el Plan Confianza el proyecto de la piscina municipal en 2009. A finales de 2013, el PP sustituyó este proyecto por el de la realización de un carril lúdico a la ermita, apoyándose en unos informes que la calificaban de inviable. Tras el acceso al gobierno de Tots i totes Som Vinaròs, PSPV y Compromís, se firmó el pacto local por la natación, que recuperaba el proyecto de la piscina cubierta, alegando la necesidad de esta infraestructura a nivel social. El 17 de julio de 2015 el consistorio pidió la solicitud del cambio de proyecto, que fue posible gracias a un decreto ley del Consell de 31 de mayo de 2016. Se dio el plazo de 40 días para solicitar esta sustitución, y fue en el pleno de 11 de julio cuando se ratificó, con los votos a favor de todos los grupos excepto el PP, que argumentó la falta de documentación y presentó un recurso al juzgado.