Inici ALTRES NOTICIES El cine hace pueblo (Plataforma per la reobertura del Cinema JJ)

El cine hace pueblo (Plataforma per la reobertura del Cinema JJ)

29

 

J.F. Andrés. 

Cuando hace 6 años tuve que tomar la decisión de mudarme a Vinaròs con mi mujer, una de las razones que hizo que me decantara fue el hecho de que tenía cine. El cine ha sido un elemento fundamental a lo largo de mi vida. En la soledad o rodeado de mi familia el cine siempre me ha acompañado y bueno… el arte en general.

En mi Valencia natal nos cerraron los ABC Martí, El cine Gran Vía, El Serrano, El Artis, y aunque lo lamenté había otros cines, así que no les di importancia. Nunca había experimentado que al cerrar un cine uno ya no tuviera acceso a él.  Al vivirlo aquí, en este troçet de cel , fue entonces cuando entendí lo que significa.

El cine hace comunidad, la cultura hace comunidad. Cuando una localidad tiene un servicio como el cine repercute en los negocios de alrededor. Tanto por la gente que toma algo antes de la sesión, como de los que se van después a cenar haciendo el clásico, cine y cena (no solo los futboleros tienen su clásico…. ) El salir a dar una vuelta a ver que ponen en el cine provoca consumo en tiendas, bares y demás, por lo que hace que la economía se mueva, haciendo que no solo tengan que sobrevivir de lo que las fiestas o el verano traen.

Cuando llegas a una comunidad que no conoces y no te conocen, sitios como el cine son lugares de encuentro. Lugares en los que poco a poco vas coincidiendo con gente que te vas encontrando a lo largo de tu día a día y eso termina provocando un acercamiento. En la sala de cine convergen personas de lo que podríamos llamar distintas clases sociales,  es democratizador. En el cine los vecinos afianzan lazos y comentarios como “Qué es del teu xiquet?” hace que ese joven termine encontrando trabajo.

Es el sitio en el que las parejas y familias que se sientan a ver la película tienen que dejar de mirar sus móviles o tablets para prestar atención a un elemento común, haciéndoles compartir una historia, un momento y al salir de la sala comentan la película y así  se conocen más y estrechan la relación.

Un pueblo sin cine pierde parte de su identidad porque sus ciudadanos tienen menos ocasión de encontrarse. Por eso la labor que está desempeñando la Plataforma per la reobertura del cinema JJ no es solo una reivindicación de los amantes del cine, es un intento de los vecinos por mantener al pueblo vivo y unido.

Por un JJ abierto y funcionando.