Inici ALTRES NOTICIES Cuando te aprieta… y ahoga (psicología)

Cuando te aprieta… y ahoga (psicología)

362

INVASIÓN

Nacer, sin pedirlo. Vivir, sin saber. Morir, sin querer.

En un simple abrir y cerrar de ojos, vemos la vida pasar.

Porque vida no es solo una palabra.

Vivir implica un sinfín de posibilidades, por ejemplo, hacerlo desde la libertad de movimiento, desde el poder ser uno mismo, expresando lo que el cuerpo pide. O, por el contrario, vivir desde la represión, el ahogo, el agobio, la ausencia de palabra… porque la vida aprieta y a veces, incluso ahoga.

De un lugar llamado mundo, de un sitio llamado pueblo, nacen tantas personas sometidas a voces externas, que acaban siendo incapaces de saber establecer límites.

Porque yo soy yo, y mis pensamientos.

Porque mis pensamientos me provocan unos sentimientos.

Porque mis sentimientos son válidos.

Porque me escucho, me acepto y me quiero.

Me quiero desde el momento en el que empiezo a validar todo lo que siento, y defiendo mi VIDA como el bien más preciado.

Porque solo tengo una, y es finita.

Por esto y más, recordar que, muchas veces, vivimos sin saber hacerlo. Porque nos aprietan, y nos ahogan, e incluso, nos agobian. Y nos invaden. Sin la libre expresión de sentir y ser uno mismx.

Por esto, cuando te aprieten y ahoguen, permítete SER tú.

Recuerda: no pediste nacer, pero si quieres vivir… Respeto, presencia y límites.

Por Raquel García Bayarri