Inici ALTRES NOTICIES Complementariedad: sol y luna – Alejandra y Marcos (parte 1)

Complementariedad: sol y luna – Alejandra y Marcos (parte 1)

512

Qué poderoso llega a ser el Sol que, ante su presencia, es capaz de iluminar cielo, tierra, mar y aire. Su poder transciende, va más allá cuando, en su ausencia, también éste tiene la capacidad de iluminar la Luna. La Luna se nutre de la energía del Sol, pues, gracias a los rayos que desprende, nosotros, los humanos, somos capaces de apreciar uno de los cuerpos celestes más importantes e imponentes del Universo.

Puesto el ejemplo de la complementariedad del Sol y la Luna, voy a exponer un caso en el que pueda suceder algo similar…

Dos personas, con caracteres opuestos, preferencias distintas, personalidades dispares… ¿serán capaces de complementarse del mismo modo que el Sol y la Luna?

Alejandra: extrovertida, impulsiva, inquieta, le encanta cultivar mente y cuerpo. Amante de la naturaleza, conecta con la esencia de lo esencial como puede ser un cielo azul, dándole forma a las nubes. Impulsiva a momentos, reflexiva a instantes…

Marcos: introvertido, que no tímido. Disfruta de su soledad y su propia compañía, muchas veces, no necesita del contacto social para lograr su bienestar. Amante del hierro (le encanta pasar horas en el gimnasio como refugio y escape a días grises y jornadas laborales mediocres). ¿Inquieto? Más bien, quieto. Si viajar permite cultivar la mente y el cuerpo, él prefiere dar forma a su cuerpo entre amasijos de hierro y acero. Si viajar es un medio de crecimiento y de apertura mental, Marcos logra lo dicho a través de un buen libro, de aventuras, acción y fantasía.

Alejandra y Marcos. Alejandra como Sol, Marcos como Luna… o ¿Marcos como Sol y Alejandra como Luna?

¿Podrían ambos nutrirse de la energía del otro? Es decir, puede uno complementar al otro o, por el contrario, ¿las diferencias existentes entre ambos serían más bien origen de un apagón estelar?

El Sol nos energiza, y la Luna…